viernes, 3 de enero de 2014

Kanelbullar

En primer lugar, ¡feliz año a todos! Después de este parón en las publicaciones del blog empiezo el 2014 con muchas ganas de cocinar, mostraros mis platos y seguir aprendiendo de todos.


Voy a empezar el año con una receta internacional pero que seguramente es conocida por muchos de vosotros: los Kanelbullar -rollitos de canela-. Cualquiera que haya estado en alguno de los países nórdicos sabrá que estos bollos son toda una institución.


Hace poco estuve en Copenhague y tuve el placer de seguir la tradición y probar uno de estos deliciosos bollos acompañados de un tazón de chocolate caliente para desayunar. Si, es una comida muy densa y con una cantidad de dulce bastante considerable. Sin embargo, cuando entras en una cafetería para desayunar, después de haber estado a temperaturas bajo cero y nevando en la calle, y sientes el olor a canela y a chocolate, es lo que más apetece tomar. Y creerme, sienta de maravilla!
Respecto a la capital danesa, es recomendable de visitar al 100%. A pesar del frío, en mi opinión es mejor visitarla en invierno porque la nieve y las bajas temperaturas es una de las cosas que la hacen bonita. Y si tenéis la oportunidad de ir en época de Navidad, todavía mejor.



Ingredientes:

550 gr de harina de repostería
75 gr de azúcar
75 gr de mantequilla a temperatura ambiente
25 gr de levadura fresca
300 ml de leche
1/2 cucharadita de sal

Para el relleno:
Mantequilla
Azúcar
Canela
1 huevo

Preparación:

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que estén bien integradas. En un recipiente a parte, deshacemos la levadura junto con la leche y lo añadimos a la mezcla anterior. Tamizamos la harina junto con la sal y mezclamos con el resto de ingredientes. Amasamos hasta conseguir una masa homogénea y consistente y dejamos reposar unos 30 minutos.

Pasado este tiempo, enharinamos la superficie de trabajo y estiramos con la ayuda de un rodillo hasta conseguir un rectángulo muy fino.

Con la masa estirada, la untamos generosamente con mantequilla y espolvoreamos bastante azúcar y canela. Enrollamos y cortamos en rodajas de unos 2 cm. Colocamos los rollitos en una bandeja de horno forrada con papel de hornear y dejamos reposar otros 30 minutos.

Transcurrido el tiempo, pintamos la superficie con huevo batido, espolvoreamos con un poquito de canela y horneamos a 200 ºC durante unos 10 minutos. 

5 comentarios:

  1. Seguro que están tan ricos como los que comimos en Copenhague! que ganas de probarlos! :)

    ResponderEliminar
  2. Tienen la misma pinta que los de allí!! Mmmm que buenos!!!me consuela saber que si nunca más vuelvo a ir, no me quedaré sin comer nunca más unos kanelbullar exquisitos!;)

    ResponderEliminar
  3. No sabemos qué es mejor: si hacer y comer estos kanelbullar en casa o ir a Copenhague y comerlos allí :)
    Nos decantamos por lo segundo, pero ante la imposibilidad, nos quedaremos en casita horneando esta maravilla...
    Nos imaginamos el fabuloso aroma..., y el fantástico sabor..
    Un abrazo y feliz 2014 para ti y tu familia.

    ResponderEliminar
  4. He dado un vistazo a tu blog y me ha encantado, me quedo por aquí si me lo permites. Te invito a que visites el mio http://madamenaroa.blogspot.com/, saludos desde Uruguay, Sudamerica

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de verte, me gusta tu cocina y mucho.
    Lástima que no tengas el gadchet de seguidores.
    Los rollitos se ven de lo más apetecibles.
    Besazos.

    ResponderEliminar